1, 2,3, ¡Vamos a bailar! Pero… ¿Conoces bien los pasos? Recuerda que tenemos que saber coordinarnos para no pisarnos los pies. Incluso los planetas siguen reglas que fijan sus movimientos.

Los bailarines conocen bien sus pasos igual que lo haría un futbolista, por ejemplo, ellos saben que cuando patean el balón éste se eleva y debe caer en algún momento pues no puede permanecer en el aire flotando eternamente. Este tipo de movimientos fueron estudiados por Aristóteles quién dio una explicación del por qué caían los objetos al suelo, según él, se debía a la cantidad y tipos de elementos que tenían. Recordemos que antes se pensaba que había 4 elementos fundamentales: agua, aire, tierra y fuego, así los objetos más pesados caían a la Tierra con mayor velocidad por tener más tierra y agua, mientras que los más ligeros lo hacían a menor velocidad por tener más aire y fuego. Esta teoría continuó hasta que Galileo Galilei, con base en sus experimentos, determinó que los cuerpos caen hacia la Tierra con la misma velocidad sin importar su peso, esto quiere decir, que si dejamos caer desde la misma altura una aguja y un balón de fútbol, ambos tocarán el suelo al mismo tiempo. Así es como la gravedad es capaz de mover toda clase de objetos, pero ¿podrá mover a los planetas?

En cuanto al movimiento de éstos, Claudio Ptolomeo en el siglo II d.C, propuso la teoría geocéntrica, la cual afirmaba que los planetas giraban alrededor de la Tierra. Luego, entre 1506 y 1531, Nicolás Copérnico llegó con una sorprendente idea para poder explicar fenómenos que la teoría de Ptolomeo no podía explicar. Su teoría, llamada Heliocéntrica, ponía al Sol como el centro del Sistema Solar y a los demás planetas girando a su alrededor. Tiempo después, esta teoría fue mejorada por Johannes Kepler entre 1609 y 1619, al descubrir que los planetas debían moverse en órbitas elípticas alrededor del Sol. ¡Es así como poco a poco se fueron descubriendo los pasos de los planetas!, es decir, las reglas que describen su movimiento. 

Eliptica-01

En 1687, Isaac Newton nos daría, con su Ley de Gravitación Universal, la última regla de este maravilloso baile cósmico. Ésta nos dice que la fuerza con la que se atraen dos objetos, como los planetas, es proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que hay entre ellos. Esto quiere decir, que para aumentar la fuerza de atracción entre dos cuerpos debemos aumentar su masa, y para disminuirla, basta con aumentar la distancia que los separa. Como podemos ver el bello baile de los planetas tiene reglas muy claras que se fueron descubriendo a lo largo del tiempo, y es gracias a Newton su Ley de Gravitación Universal que podemos conocer el movimiento no sólo entre planetas sino también el de las estrellas. ¡Imagínate, qué gran baile!

Héctor Alonso Cote Chavarría

Estudia el séptimo semestre de Física en Facultad de Ciencias, UNAM. Ha participado en el 3er Festival Matemático, en la XX Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, la 8a Jornada Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación y en el XX Congreso Nacional de Divulgación de la Ciencia y la Técnica, así como, en actividades universitarias de divulgación relacionadas con el cine y es presidente del Cineclub Ciencias.

Referencias